Un sistema de refrigeración industrial es aquel que se utiliza para disminuir la temperatura de un fluido basado en el intercambio calorífico con un producto refrigerante. Se suelen clasificar en base al tipo de refrigerante que utilizan y según su concepción.

Podemos encontrar:

Sistemas abiertos o cerrados: Son sistemas de refrigeración industrial abiertos aquellos en el que el refrigerante/fluido que se desea enfriar estará en contacto directo con el medio. En cambio, si estamos hablando de un sistema cerrado, tanto el refrigerante, como el fluido, tendrá que desplazarse a través de una serie de tubos, no estando en contacto con el medio.

Sistemas de refrigeración por aire o por agua

Sistemas directos o indirectos: Los sistemas de refrigeración industrial directos son aquellos en los que tan sólo existe un intercambiador de calor en el que el refrigerante enfriará el fluido durante el proceso. Los procesos indirectos comprenden por lo menos 2 intercambiadores de calor, además de un circuito entre los diferentes dispositivos.

Teniendo en cuenta estas clasificaciones, vamos a estudiar los principales tipos de sistemas de refrigeración industrial.

Tipos de sistemas de refrigeración industrial

Sistema de refrigeración industrial por aire

Es el sistema más común que existe; no sólo es válido para conseguir el enfriamiento de dispositivos electrónicos, sino que nos permiten refrigerar prácticamente cualquier cosa.

El concepto es incrementar el área que estará en contacto con el aire para así incrementar la cantidad de calor que será capaz de disipar.

Sistema de refrigeración industrial pasiva por aire

Es un sistema simple y muy duradero (debido a que no tiene partes móviles). Además, también se considera una opción muy económica, por lo que es perfecta para adaptarse al bolsillo de cualquier empresa.

Funcionan rápidamente, siendo capaces de acabar con grandes cantidades de calor en un tiempo récord.

Sistema de refrigeración activa por aire

Se basan en un sistema pasivo al que se le incrementa un elemento que permita incrementar el flujo de aire (lo más normal es que sea un ventilador o turbinas). No es un modelo excesivamente más caro que el anterior, pero el hecho de tener partes móviles lo hace más susceptible de sufrir algún tipo de avería con el paso del tiempo.

Climatizadores evaporativos

Los climatizadores evaporativos se consolidan como una gran alternativa a la refrigeración industrial convencional. Esta tecnología revolucionaria simula el enfriamiento natural que se produce de forma natural en la naturaleza.

Tienen la ventaja de que se adaptan a casi todo tipo de espacios, incluso a aquellos más reducidos. Pueden ser una buena opción para climatizar un entorno residencial, comercial, incluso hasta industrial (cubriendo hasta extensas naves industriales). También contribuyen a mejorar la calidad del aire debido al sistema que integran para poder redirigirlo a lo largo del entorno.

Y no sólo eso, sino que también se consolida una gran alternativa para mantener los niveles de humedad relativa en niveles óptimos.

Apuesta por los climatizadores evaporativos y descubrirás lo último de lo último en materia de refrigeración industrial.

No responses yet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *